Rosalind Franklin: La mujer detrás del descubrimiento del ADN

/, Grandes Científicos, Todas las noticias/Rosalind Franklin: La mujer detrás del descubrimiento del ADN

En 1962 tres científicos obtuvieron el premio Nobel de Fisiología y Medicina tras atribuirse el descubrimiento de la estructura de ADN. Sin embargo, diez años antes, la científica inglesa Rosalind Franklin ya había conseguido fotografiar la cara B del ADN hidratado, pieza clave para dicho descubrimiento.

Rosalind proviene de una influyente familia judía de Londres. Nació el año 1920 y desde sus primeros años demostró grandes habilidades y curiosidad por el mundo de las ciencias. Fue así como cuando tenía 15 años decidió encaminar su vida hacia el área científica. A los 18 años comenzó su carrera en química en la prestigiosa Universidad de Cambridge

Durante su vida universitaria tuvo la oportunidad de ingresar a los Archomedanas, sociedad que imparte conferencias sobre temas de vanguardia en las matemáticas. En una de ellas, conoció al profesor William Lawrence Bragg, ganador en 1915 del premio Nobel por demostrar que los rayos X permitían descubrir la estructura de los cristales. Así Rosalind tomó contacto por primera vez con la cristalografía.

En 1941 comenzó a trabajar como asistente de investigación en la Asociación de Investigación de Utilización del Carbón Británico, donde se dedicó a estudiar la porosidad del carbón y la inspiró al tema principal de su tesis: La química física de los coloides orgánicos sólidos. Cabe mencionar que el carbón era, en plena guerra, un combustible de gran protagonismo y trascendencia, ya que se empleaba como filtro de las máscaras de gas. Tras investigar sus diferentes tipologías, Rosalind presentó cinco publicaciones, consiguió doctorarse y contribuyó a la fabricación de una máscara de gas más eficaz.

En 1946, Rosalind comenzó a trabajar en una centro de investigación en París junto a Marcel Mathieu con quien aprendió y desarrolló técnicas tanto innovadoras como determinantes para su futuro; entre las que destacan las de difracción de rayos X, llamada también ‘cristalografía de rayos X’.

Rosalind, cada vez más sobresaliente entre sus pares, es invitada en 1950 por John Randall, director del prestigioso laboratorio del King’s College de Londres, a sumarse como su mano derecha a su unidad de investigación. Fue así como en 1952 ve los frutos de todo su esfuerzo y Rosalind consigue, con el difractómetro de rayos X, fotografiar la cara B del ADN hidratado, la famosa Foto 51, columna vertebral del ADN.

Generalmente, el descubrimiento de la estructura del ADN sólo se atribuye a los investigadores James Watson y Francis Crick. Sin embargo, ellos se basaron en los datos obtenidos por otros científicos y construyeron un modelo en tres dimensiones que no corresponde a la realidad, y tras ser analizado por Rosalind, es rechazado.

Maurice Wilkins, ex asistente de John Randall hasta que fue reemplazado por Rosalind, tuvo la ocurrencia de enseñarle a Watson las fotos de decisivas que Rosalind había logrado tomar a la estructura y cuyos resultados hasta ese momento había mantenido en secreto. El 25 de abril de 1953, la prestigiosa revista Nature publicó tres artículos de los grandes hallazgos de la biología relacionados al ADN. El primero, firmado por Crick y Watson, se transforma en la revelación científica ya que revela la estructura del ADN, el segundo es un artículo de Wilkins y el tercero corresponde a uno de Rosalind. Molesta con la situación, Rosalind decide entonces abandonar todo lo relacionado con el tema y comenzó a liderar trabajos pioneros relacionados con el virus del mosaico del tabaco y el poliovirus.

El 16 de abril de 1958 fallece en Londres víctima del cáncer, probablemente a consecuencia de sus repetidas exposiciones a la radiación durante sus investigaciones. Un año después, en 1962 sus colegas Watson, Crick y Wilkins son galardonados con el Premio Nobel por su trabajo en el descubrimiento del ADN. El nombre de Rosalind Franklin no se mencionó ni se reconoció su contribución en dicho avance científico sin precedentes.

Sin embargo, los tiempos han cambiado y actualmente el nombre de Rosalind cada vez es más reconocido gracias a sus grandes aportes. Sus descubrimientos han sido base fundamental para llegar a comprender el ADN y hoy en día, llegar a desarrollar muchas tecnologías como CRISPR que es una reciente herramienta de edición del genoma, que actúa como unas tijeras moleculares capaces de cortar cualquier secuencia de ADN del genoma de forma específica y permitir la inserción de cambios en la misma. En futuras notas te hablaremos más de la misma.

Para entender mejor la estructura del ADN en Bioquimica.cl tenemos un kit escolar que permite extraer el ADN de un fruto blando. Está pensado en ser utilizado en forma grupal, y en descubrir de forma práctica todo lo relacionado a la estructura y la composición química de la célula gracias a los métodos físicos y químicos utilizados en el experimento propuesto.

Bibliografía:

Talbot, D. (2016). España: MIT Technology Review. Recuperado de
https://www.technologyreview.es/s/5610/la-precisa-edicion-genetica-de-las-plantas

Agroalimentado (2012). Recuperado de
http://agroalimentando.com/nota.php?id_nota=8042&utm_content=bufferac263&utm_medium=social&utm_source=twitter.com&utm_campaign=buffer

Pino F. VIX. Recuperado de
http://www.vix.com/es/btg/curiosidades/4574/grandes-cientificos-rosalind-elsie-franklin

Amiguet T. (2016). Barcelona (España): La Vanguardia. Recuperado de
http://www.lavanguardia.com/hemeroteca/20161003/41752894909/rosalind-franklin-cientifica-adn.html

2017-12-18T08:09:46+00:00 Septiembre 15th, 2017|Categories: Biología, Grandes Científicos, Todas las noticias|